SOCORRO!! TENGO UNA FAMILIA TÓXICA

0
39

Hay muchos tipos de familia, unos favorecen de una forma positiva el desarrollo de nuestra conciencia y nuestra evolución espiritual. Sin embargo otros te hacen progresar a base de palos, la familia tóxica. Literalmente.

Cuando nacemos elegimos donde cómo y con quien. Nos sentimos atraídos por lo que va a ser mejor a nivel espiritual. Lo que no sabemos en ese momento es que al encarnar en un cuerpo físico, según qué tipo de evolución haya decidido tomar nuestro espíritu… a nuestro cuerpo le va a doler. Y mucho…

No somos conscientes de eso hasta que conseguimos nuestro flamante cuerpecito nuevo y empieza la función. Empiezan las confrontaciones, las discusiones, los posicionamientos, la lucha territorial entre hermanos, el dominio por parte de los padres, y tantas situaciones más que se pueden llegar a dar y que según como las enfrentemos, nos dará más o menos bagaje para después dar el salto y “salir al mundo”,… o no cortar jamás el cordón umbilical que nos une a la familia.

Supongo que los que no cortaron su cordón emocional con la familia, es porque se criaron en una familia de esas de película. La “familia perfecta” en la que se te ha apoyado en todo desde siempre y que te han ayudado a crecer con cariños y con mimos, -en ese caso- tu no has nacido en una familia toxica. Quizás te sea difícil comprender a los que si han tenido el tipo de vivencia que describo en el artículo.

Los criados en núcleos tóxicos, suelen vivir un infierno y su día a día se convierte en un problema detrás de otro. Lo peor y mas difícil de aceptar es que es muy doloroso que esas heridas provengan de la propia familia de “sangre”. Esto sobre todo hace que se sientan vulnerables, vulnerados y sin esperanzas de solución. Cada paso hacia el acercamiento es un enfrentamiento doloroso. Cada palabra se convierte en un puñal directo al corazón. Es un fuego que te asfixia y te hace retirarte instintivamente.

Normalmente, quien se vea en esta situación puede pensar que tiene “muy mal karma” y no entiende porque se le dan este tipo de vivencias. O piensa que eso es un castigo porque  a saber que hizo en una vida pasada ¡y que se lo merece! Por eso muchas veces se cede ante el chantaje emocional, o te hacer sentir culpable.

Sufres porque eres el malo y tu entorno te lo recuerda a cada minuto.

Lo más corriente es que eso suceda a la persona más independiente de la familia. Es el que quiere volar por sí mismo y con sus propias alas, el que tiene criterio propio, el que tiene ideas claras y “diferentes” a los progenitores… Es castigado por querer alejarse del nido, despertando la ira más rotunda hacia su ansia de independencia.

Un hijo que pueda pensar por sí mismo, sin adoptar el programa paterno, es rechazado por miedo a que de ejemplo al resto de la progenie. Se le aísla y se le margina, sobre todo se le envidia. Y ya sabemos todos que la envidia es una de las emociones más dañinas, sobre todo si proviene de seres cercanos.

Los padres cultivan recuerdos negativos a su prole en contra del que se quiere independizar para que la marginación sea en masa por todos los de la casa, sumergiendo al independiente en una completa soledad, el mooving familiar del que muy poco se ha escrito hasta ahora.

Por eso, cuando uno levanta cabeza después de superar toda esta pesadilla familiar, puede pensar con más objetividad que ese era el camino que le marcaron para su evolución, y desaparece el fantasma de la creencia “de tener mal karma”.

Quizás necesitabas nacer en medio de una familia con esas características para ser empujado a vivir según tu propia ley, y andar los pasos hacia tu evolución espiritual.

Las familias castrantes y opresivas cumplen esa función, y si no evolucionas, te anulan hasta dejarte al cero.

Al tomar el camino de la vida apartándote de la familia toxica, has generado tu “propio destino”, tu propio carácter y tu propio camino.

Empiezas a dejar de sentirte identificado con el programa mental de que “la familia es lo más” porque las circunstancias primero te obligaron, pero después descubriste que no era así. Que solo eran el impulso que necesitaste para tu evolución.

Aprendes a saber quién eres y de lo que eres capaz, algo que no habrías descubierto al menos que emprendieras ese camino tuyo, propio, andado con tus zapatos.

Los que nunca pudieron tener esa maravillosa oportunidad, se sienten anulados, apagados, atrapados en una vida que les ha dado todo lo programado, pero nada a nivel interno. algunos pueden resignarse, o decir que la vida es así. Pero nunca sabrán esa parte de tu experiencia, y quizás nunca la comprenderán tampoco.

Es posible que algún día te des cuenta de que tus familiares poco o nada han cambiado y entonces valoraras infinitamente tu pasado y tu experiencia, tu camino y tu vida, y sobre todo bendecirás el momento que decidiste partir y encontrar tu lugar en el mundo.

No podemos obligarnos ni ser obligados a convivir al lado de los que nos hacen daño, no debemos caer en el chantaje de que “son la familia” así porque si, si no están dispuestos a respetar la individualidad que has logrado, y a aceptarte con la personalidad que te has creado aparte de la idea preconcebida que puedan tener de ti, porque en poco tiempo, cuando acabe el amor del primer contacto, van a seguir con la relación toxica y te usaran de diana para sus frustraciones, sobre todo si ven que te ha ido bien en la vida y que no tienen razón de todos los malos augurios que proyectaron sobre ti.

Nadie por mucha sangre que lleves de ellos, tienen más autoridad sobre ti que tú mismo, y por supuesto nadie te conoce mejor que tú.

Básate como siempre en tu sentido común que es la única brújula que te ha guiado hasta ahora en la dirección correcta.

Encerrarse en una cárcel de relaciones tóxica por el mero hecho de ser familia, te esclavizará en el chantaje eterno y tú mismo impedirás tu autoconocimiento y tu crecimiento personal, además de tu evolución espiritual.

Por eso, dales las gracias. Han sido -aunque inconscientemente- tus maestros. Han sido los que te han marcado el camino. No digo que haya sido un camino de rosas, pero han sido los que te han guiado al camino correcto para desarrollar tus propios dones, y ser tu mismo.

Agradece a esos que te oprimieron ya que sin esa negatividad no hubieras encontrado tu positividad, gracias a esa oscuridad hallaste el modo de encender tu luz e iluminar tu camino.

No te quedes atado a tus familiares emocionalmente pidiéndoles que te den lo que tu piensas que debías recibir de ellos, no caigas en esa tentación…

Cortar con el árbol genealógico es un acto heroico, que no recomiendo a las almas débiles.

Encontrarse de pronto libre de todos esos lazos neuróticos nos coloca en un angustioso vacío.

Es entonces cuando, con voluntad de héroes, seremos capaces de construir una nueva vida, aérea, sin posibilidad de regreso, sin identidad egoístamente personal, sin una patria reducida por las fronteras que pertenece al planeta entero, libre del pasado, navegando de lleno en el presente, obedeciendo a la mutación del futuro y creando una verdadera familia iluminada.

Ángeles Castell

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here